Crisis lectora y artística

¡Hola pequeños alasangres!

Ha pasado bastante tiempo desde que subí el ultimo comunicado, pero por fin puedo decir que oficialmente vuelvo a escribir y estar en la plataforma. 

Como aún no tengo reseñas que publicar debido al parón que he tenido, he decidido compartir con vosotros uno de los temas más comunes entre artistas y lectores y una de las causas por las que he estado un largo tiempo ausente. La crisis lectora y artística. 

No voy a explicaros lo que es exactamente, porque al fin y al cabo cada uno lo vive de una manera diferente. 


 

Sentarte o tumbarte en la cama observando la pared de tu habitación, intentando sacar alguna idea creativa o intentando devolver tus ganas de crear o leer hasta tal punto de exprimir tu mente sin ningún resultado. Sentir un nudo en la garganta por la impotencia que te da el no poder hacer algo que te apasiona simplemente porque tu mente se niega a darte ese gusto. Esa sensación de rabia y vacío que muchos hemos sentido y sentimos ahora mismo. De esa sensación quiero hablaros en estos momentos. Una experiencia que posiblemente muchos de los que estéis leyendo esta entrada hayáis vivido y os sintáis tal cual yo me he sentido durante este tiempo.

Todo empezó hace unos 3 meses, en el momento en el que comencé a tener ciertos problemas en mi entorno. ¿Sabéis esa situación en la que sentís una explosión interna de aguantar mucho durante muchísimo tiempo y tras esto un silencio y vacío insoportable? Justo eso me ocurrió a mí. Quería evadir mis problemas haciendo lo que me gustaba, disfrutando de ello, pero se me olvidó que esto simplemente fluía, que únicamente era dejarse llevar, dejarlo brotar, sin forzar nada. Quería olvidar. Y de repente el papel en blanco. 

Esto ya me había ocurrido en otras ocasiones, así que en mi mente solo había pensamientos como ¨Solo serán unos días¨, ¨No será nada¨, pero pasaban las semanas y tenía el mismo sentimiento de vacío, de echar en falta lo que para mi era una necesidad. Quería volver a leer, adentrarme en esas páginas e imaginarme mundos y personajes fantásticos. Quería volver a escribir, crear mis historias, daros el gusto de leerme, dar mi opinión sobre nuevos descubrimientos. Solo pedía de vuelta eso.

No tardé en darme cuenta que realmente lo que necesitaba era quitarme todo el peso que me impedía hacer esto, hacer desaparecer lo tóxico de mi vida, pasar a un nuevo cuaderno con hojas en blanco, tirar todo lo malo. Y eso es lo que hice. Evidentemente, no fue fácil, ya que tuve que dejar atrás mucho que para mi era importante, ya fuesen amistades, pareja e incluso cambios mentales en mi misma. Era triste, porque sabía que en su día fue bonito, pero realmente en ese momento lo único que generaba en mi era mal, algo que no me merecía la pena, así que dejé que se fuese. 

Tras esto, necesitaba recuperarme emocionalmente, necesitaba descansar, necesitaba tiempo, y es eso lo que hice, esperar a que brotase de nuevo lo que necesitaba para volver a recuperar parte de mi. Obviamente, esto incluye clases y exámenes importantes que también agotaban parte de mi tiempo, pero eso es una mínima parte que no es necesaria explicar. 

Durante mucho tiempo de espera me he sentido agobiada, preguntándome que era necesario para volver a recuperar las ganas de leer y escribir. Me he llegado a enfadar conmigo misma por no ser capaz de superarlo. He pensado muchísimas cosas, pero al final la única respuesta a todo esto es tiempo. Dejar que todo sane y sentirme preparada para volver a empezar de nuevo, como ahora.

Si habéis llegado hasta aquí os preguntaréis porque os he contado todo esto. La respuesta es muy sencilla; quería hablaros de ello pero en el momento en el que me sintiese preparada, porque posiblemente muchos lleguéis a entenderme, y porque otros estaréis pasando algo parecido y quien sabe, nunca viene mal tener en cuenta la experiencia de los demás para intentar superar la vuestra. 

Se que una crisis de este tipo es muy irritante y en la cual la impotencia y rabia pueden más que cualquier otra cosa, pero desde mi experiencia puedo deciros que buscar primero la raíz del problema y dejar que vuelva a fluir solo es lo mejor que podéis hacer. Forzar nunca viene bien, solo conseguís agobiar más la mente y hacer que os sintáis más desganados y sin ningún tipo de motivación. 

Si estáis leyendo esto es porque yo he recuperado lo que me faltaba, he vuelto de nuevo con muchas ganas. Quiero volver a enseñaros mis palabras. 


 

Espero que os haya gustado esta pequeña entrada. Nunca viene hablar desde lo personal con vosotros.

¡Muchas gracias por leerme, pequeños alasangres!

Anuncios

3 thoughts on “Crisis lectora y artística”

  1. Me alegra que hayas superado aquello que te bloqueaba y vuelvas a sentirte con ganas de escribir y compartir. Muchos somos los que hemos pasado por un periodo así (o por varios, para que mentir). Lo importante es ser capaz de superarlo y seguir adelante con lo que te hace feliz.
    Enhorabuena.
    Nos leemos 😉

    Le gusta a 1 persona

      1. Es mal de muchos, aunque en este caso eso no sirve de consuelo ya que cada cual tiene sus procesos y solo él sabe como lo siente jeje. Lo máximo que podemos afrecernos es comprensión. ^^

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s